PUNCHI´S CORNER


Hablo desde el corazón y por la necesidad, como plumilla, de hacerlo. Para compartir una nota, una ilusión, un comentario. Periodista de título, con la lucha por la igualdad como profesión, pretendo compartir reflexiones y análisis de lo divino y lo humano desde la humildad de ser una persona anónima y la consciencia de que hay blogs mucho más profesionales y trabajados, aunque todos tenemos derecho a ejercer la libertad de expresión y las nuevas tecnologías lo facilitan.
Maternidad, alimentación, vida sana, moda, estilo de vida, política, cosas bonitas... Un poco de todo con afán de compartir.

martes, 19 de noviembre de 2013

AÑOS LUZ

Estamos a años luz de conseguir que los jefes, con mentalidad de la era de Atapuerca, comprendan en modo alguno lo que significa ser trabajadora, estar dándolo todo en una plantilla de trabajo y que a la vez, tu cuerpo sea la casa de un embrión, feto y bebé durante 9 meses.
hace unas semanas, cuando me llamaba mi madre para darme la noticia de que mi niña de 9 meses tenía 38 de fiebre y por tanto, no la llevamos a la guardería, me topé con un individuo que me hizo sentir peor.
Si ya es duro que te den la noticia y no tirar el bolígrafo por la ventana para irte corriendo a verla, a tocarla y a cuidarla, más duro se hace que encima te digan frases a modo de "perlas del adriático" en ese mismo día.
Pero claro, hablar es gratis. ay! si no fuera gratis, qué tranquilos vivirían nuestros oídos y nuestros niveles de mala leche.
Pues eso.
Que no se puede pedir tanto servicio y tanta guardería, y tantas aulas de ludoteca para cuidados. Que no se pueden pedir tantas clases extraescolares, ni tanto taller de estimulación temprana. Que no es tan importante ir a natación con dos años de edad y que si no tenemos autobuses cada 3 minutos pues se levanta una antes y solucionado. Así nos tenemos que merendar los recortes. Que el bienestar tiene un gasto y que todos queremos muchos derechos, pero ¿cuánto cuestan los derechos?
Ah vale! Usted perdone, que yo he nacido nada más que para pagar impuestos que solventen la deuda. Por cierto, la deuda... ¿qué deuda? Si yo la deuda que tengo es con BANKIA para pagar el piso! Ahora también tengo que ahorrar por la deuda que "papá Estado" ha contraído por mí. Gracias, de verdad... por haberte conocido, como dice el bolero de Tamara.
En fin, que el androide este me continúa aquella mañana y me dice que, además de que me joda con lo que hay de recortes, que desde luego, no hay nada más fuerte que ser mujer, quedarse embarazada, criar una criatura dentro y luego ir a trabajar. Que nos tiene admiración y que el vínculo del bebé con la madre en los meses de lactancia es superimportante. Al igual que es muy importante dar el pecho.
Dice: "yo es que, cuando las veo venir de la baja, y más aún si se fueron de baja en el embarazo, les veo una cara de perdidas...". Y continúa: "esto para la empresa es un vacío y un bajón impresionante". Ah! vale.
Entonces ya está,  solucionado. Tendríamos que habernos quedado de puertas para adentro, criando, que es lo que se nos da bien. Porque total. Luego queremos ser como ellos, ir a trabajar, ganarnos nuestras perras y destacar con proyectos magníficos pero... llega el día D, la llamada de la naturaleza y ... ya no damos la talla. Cometemos la torpeza de ponernos blandas, con las piernas hinchadas y el nervio ciático pinzado y claro, pues no somos iguales. Da igual la capacidad de organización, hacerlo todo a la vez y servicio completo que hayas dado antes. Tus lagunas mentales de ausencia del puesto y tu ansiedad y cara de pena porque tienes en casa a una persona de 70 cm de larga con 38 de fiebre te acaban de poner al final de la lista. Eso es así. Y no hay más.
Se pensará el muchachito este que a él le trajo una cigüeña del pico.
Bienvenida al mundo laboral del universo real. Bueno... en este mundo. Porque yo tengo una madre flipailla que dice que otro mundo es posible. Y como mi madre es para mí lo más grande, pues me lo creo. jeje, feliz día.

martes, 8 de octubre de 2013

ENAMORADA


Cuando tenía 15 años pensaba que con el amor había que sufrir. Que tu príncipe sería ese idiota que no te hacía ni caso y que algún día se daría cuenta de lo graciosa y apañada que era.
Pero no, ese era tonto. Hasta que llegó uno listo y prefirió tener una persona igual que él, con la que consultar y compartir las ilusiones, las penas, los proyectos. Quien me lo diría a mí. Que pensaba que no iba a tener suerte. Sin esfuerzo ni penas estaba ahí. Y me da una paz... Es lo mejor. NO tener ni la inseguridad de que cambie de idea, ni la inquietud de no encontrarme yo plena. Eso de no haber dudado ni un solo día si he hecho lo mejor, es muy fuerte. Y más si vienes encima de una familia desestructurada.
En el fondo no es ni más ni menos que lo que tiene que pasar. Hemos venido a ser felices. Todo el mundo lo merece.
Le doy Gracias A Dios.

viernes, 13 de septiembre de 2013

LA VENDIMIA TRAE LA ILUSIÓN DEL NUEVO CURSO

Los campos amarillean, se tornan hacia el marrón. El primaveral verde deja paso al amarillento verano con sol y por fin al otoño. ¿Habrá algo más español que el vino? Y por ende, ¿se habrá parado alguien a pensar ahora en que todo el país está con el lomo agachado vendimiando?
La vendimia, qué paisaje. ¡Qué época! Ilusión en los pueblos para preparar todo el material, que la cosecha sea buena... Todos los pueblos , todas las comunidades autónomas tienen su vino seña de identidad. Esto nos une.
Porque sí, ha comenzado el curso, Ana Belén ya va a la guarde, los políticos se vuelven a pelear y mienten como siempre, pero... y esa oportunidad que cada año te ofrece la tierra con todas las temporadas de los alimentos. A veces pienso que no nos planteamos que estamos vivos y que la vida sigue. Y el campo es la señal más evidente. Pienso en todos esos pueblos que estarán ahora trabajando, en sus hombres y mujeres. Casi me llega el olor.
La vendimia, ay la vendimia! llega septiembre y todos comenzamos unos nuevos propósitos. Planificamos la vida con un margen a la improvisación por aquello de que las sorpresas también dan regusto.
Tenía ganas de hablar de esto. Es verdad que no nos damos cuenta pero casi cada época del año está relacionada con una campaña agrícola y me parece bello.

Además, ahora que he vuelto al consumo (moderado) de alcohol, creo que merece rendir homenaje este manjar tan nuestro. ¿Qué significa para tí septiembre? ¿sabes ya la ropa que te hace falta? gimnasio, algún curso, alguna nueva asociación, siempre alguna ilusión por crecer. 
En mi caso, qué más ilusión que convivir con mi nueva familia aumentada. Que si ahora le incorporamos el yogourt, que si ahora el pescado, que hay que tapar los enchufes porque ya gatea... Qué gran ilusión.
La vendimia, el vino, la uva son otra de esas tantas cosas que nos unen a los humanos y que a la vez nos desunen (mi vino es mejor que el tuyo, o no bebas más que te pones muy pesado o los mejores amigos gracias al vino...). 
Espero que todos encontremos recompensada la emoción y se cumplan los proyectos. 

lunes, 15 de julio de 2013

¿EL ALETEO DE LA MARIPOSA O LA IGNORANCIA?

Dignas de admiración.
La pasada tarde martes acudí forzada (fuera del horario de trabajo y con un calor de mil demonios) a una reunión de una plataforma que ha surgido de todas las asociaciones estatales de mujeres para realizar un Informe Sombra al que está preparando el gobierno sobre los objetivos cumplidos o no en España, de la Declaración de Beijing que en 2015 serán revisados en Asamblea de la ONU.
A estas mujeres nadie les paga por realizar ese trabajo y lo que es peor, casi nadie les tiene en cuenta. Quiero desde aquí hacer un homenaje a esas personas que con ahínco y sin perder esperanza se esfuerzan por estudiar cada uno de los movimientos políticos para incorporar su perspectiva de género pretendiendo poner de relieve las deficiencias que hay y trabajando para construir un mundo socialmente más justo, desde la base.
Esas mujeres a las que la gran mayoría las tiene por "locas" y que han sido en otros tiempos y ahora las que nos han regalado para hoy una ley del divorcio, del aborto, de igualdad, de violencia, de titularidad compartida en las explotaciones agrarias, de derechos laborales para las trabajadoras domésticas, etc. Si no fuera por ellas ¿dónde estaríamos hoy? Y gracias a ellas, se supone que el día de mañana nuestras hijas gozarán de otro panorama. Organizadas, poniendo al servicio de todas sus conocimientos y su tiempo, su voluntad. Ellas son las que hacen trabajar a los y las políticos y si no fuera por ellas, aquí harían y desharían a sus anchas los dirigentes. Pero la sociedad civil no pierde su fuerza, analiza y critica, y lo que es más importante: hace propuestas.
En un mundo en el que parece que la única cantinela posible es la de la desesperación, ahí están ellas, como un salmonete brincando y nadando a contracorriente. Y trabajando con compañerismo y buen hacer. Entonces me siento afortunada y rebajo mi nivel de enfado por ir a trabajar fuera de horarios. No fue para asistir al Senado a encontrarme con ningún/a Señoría, pero sí fue para construir un país donde podamos vivir en paz y armonía sin que haya diferencias y siendo felices, que es de lo que se trata.
FELIZ SEMANA

lunes, 8 de julio de 2013

HEROÍNAS SIN EL NOBEL

Esta mañana ha publicado una entrada una chica periodista con perfil similar al mío, en su blog.
Hablaba del placer que le provoca amamantar a su hija ahora que ya tiene seis meses de edad y que está introduciendo los alimentos en su dieta y le gustan.
En esta etapa en la que la sensación constante de inseguridad por saber o no si lo estás haciendo bien, es un placer empatizar con otras madres y corroborar que no eres tú la única que piensa determinadas ideas.
La lactancia es un placer infinito. Una cascada de amor naciendo de tu pecho hacia el de tu hija que coge con euforia la mama y succiona mirando a veces hacia arriba o quedándose dormida extasiada porque está en contacto con su fuente de vida. En esos momentos mi felicidad es indescriptible y compensa otros tantos de incertidumbre.
Ayer mismo volví a encontrarme ante la encrucijada de si abandonarla ya o no.
A diario la gente me pregunta: ¿todavía das teta? Y yo busco más allá: ¿será que ya estoy muy pesada con el pecho? ¿he dado ya lo suficiente y cuidado a mi hija con toda la protección de la leche materna? ¿pues no dicen que cuanto más le puedas dar mejor?
Sí, es un gran sacrificio y también publico estas letras para autoproclamarme una heroína. No está mal autorreconocerse a una misma y a las mujeres.
Estoy agotada. Y la lactancia es muy sacrificada. ¿A quién le apetece dormir sólo 7 horas y entre medias media hora a oscuras despertarte y muerta de calor? Y concretamente ayer, que tenía lumbago y también dolor de piernas por la circulación y no podía ni dormirme del dolor. Con lo bien que me hubiera venido tomarme una pastilla de relajante muscular... Pues no pude por la lactancia. Tampoco puedo tomar vitaminas ni ampollas para la caída del pelo que sufro por el cambio hormonal hasta abandonar la lactancia. Y un largo etcétera.
En toda esta fase de mi vida cíclicamente me sorprendo a mí misma superando obstáculos y creo que la naturaleza (y Dios porque yo soy creyente) es muy grande y fuerte. Si no te desmayas, no te pones a llorar del dolor, no le das la niña a tu pareja, o tu madre durante un día para dedicarte sólo a dormir, y siempre siempre que la ves sonríes, ess porque hay una fuerza y energía ahí detrás muy grande para que la saques adelante. Estoy experimentando ahora a tope la sensación de ser una mamífera. Ahí, viva para salvar a la cría que has parido...
En verdad somos unas máquinas, unas heroínas, unas auténticas todoterreno y no nos damos ni cuenta.
Y lo más grande de todo es que cualquier persona te puede fastidiar, le puedes contestar, puedes requerirle tu tiempo, tu espacio y tu autonomía pero por tu hija, nada, te sacrificas y tan contenta. No es que ya no tenga sueño, no. Tengo muuuuucho sueño, pero como no puedo plantearme descansar, lo haces y punto.
Y hoy es lunes, con la raya pintada y la agenda llena de tareas laborales y personales.
Pero estoy optimista porque tengo en la vida el motivo más grande para tirar adelante, una cara sonriente y regordeta que me mira y ve la luz.
Así, agarrada a su peluche y abriendo los ojos al despertarse retozando piensas por dentro: "que le den viento a todo". Por eso somos unas heroínas.

viernes, 5 de julio de 2013

REFLEXIONES VARIAS

Reflexiones de una "pobre diabla".
Leo blogs, veo fotos bonitas de ropa, de paisajes, de decoración... y pienso: "realmente estoy disfrutando y haciendo en la vida lo que me gusta".
La gente a la que sigo en las redes sociales parece tan feliz...
Quizás no lo sean y sus expresiones derivan de las cualidades interpretativas de su personaje virtual, pero... me provocan admiración y me invitan a pensar que quizás algún día me pueda sentir realizada profesionalmente.
La verdad, en los días en que ejercía la profesión periodística me encontraba en "mi salsa". Y eso ya es una fortuna, porque conozco a muchas personas que no han encontrado todavía su verdadera vocación. De entro otras muchas, ser periodista es una de las vocaciones más fuertes que siento. Buscar la palabra adecuada para transmitir con ingenio un hecho, vivir ese acontecimiento de cerca y participar de las noticias de mi ciudad así como opinar, fue una época muy feliz para mí. También en la parte de gabinete de comunicación. En cualquier caso, estar cerca del mundillo era mi esencia.
Más adelante he ido viendo que valgo y me gustan otras tantas profesiones. Dinamizadora de grupos de mujeres y gestora de proyectos para las mismas es algo que también me ha dado grandes satisfacciones. Sin embargo, en esta faceta he tenido más sombras que luces. Al vivir en un mundo dominado por la visión machista a día de hoy ni siquiera se entiende como digna la profesión de Técnica de Igualdad y la lucha por los derechos de las mujeres no es comprendida. Entonces vivo siempre en una cuerda floja justificando mi razón de ser y de existir, y luchando por dignificar mi sueldo. El trabajo, en la medida en que no genera riqueza cuantificable económicamente en números, parece que no es trabajo. Mejorar los valores, los derechos y los recursos humanos es un intangible en el que nuestra sociedad cateta no tiene interés por invertir.
De vez en cuando algunos/as líderes de opinión denuncian que hemos llegado a la situación de crisis por la mala gestión. Y yo añado: mala gestión económica, de recursos humanos, sociales, naturales... de todos los recursos. Hay que replantear las reglas del juego, puesto que seguir tirando de esta goma a lo único que nos lleva es a terminar por romperla.
Pero, ¿quién soy yo? Nadie. ¿Dónde puedo hacer valer estas ideas? NO lo sé.
Quizás en mi hija. No es mala idea. Estoy convencida de que el mundo, tal y conforme lo tenemos entendido hasta el momento, tiene una fecha de caducidad bien cercana.
Y posiblemente en el próximo modelo los que actualmente ejercen el poder sufran bastante si no son capaces de adaptarse a otras reglas. Reglas que pasan por compartir, consensuar, dialogar y dejar a un lado la imposición, el poder y el autoritarismo (a veces vestido de democracia y gobernanza). No es que yo quiera que los "malos" de ahora vayan al calabozo. No voy a desear para otros lo que no quiero para mí. Pero sí me gustaría que a todos se nos diera la oportunidad de cultivar nuestro pedacito de huerta y que se tuviera en valor.
Es bastante aburrido escuchar a un político decir públicamente: "mi partido tiene que ganar las elecciones". La afirmación me da escalofríos:
- primero: ¿por qué tienes tanto interés en ganar? ¿es que ganando tu partido ganas algo tú también?
- segundo: ¿tan claro tienes que habiendo perdido hace un año y medio las elecciones, vais a volver a obtener la confianza del pueblo?
Yo es que a toda esta gente la enviaba a ser una doña nadie, así como yo y como otras tantas personas. Y que vivieran el espectáculo desde el patio de butacas como hacemos los demás. A ver si decían todas las tonterías que dicen.
Tengo tantas ideas en la mente que me gustaría plasmar... a lo mejor ni siquiera me da tiempo a ejecutarlas en esta vida. Pero la ilusión aún no la he perdido. A pesar de mucha gente sin luces, la vida sigue siendo bonita.


domingo, 26 de mayo de 2013

MARRÓN OSCURO, CASI NEGRO

Exactamente ese es el color de los ojos profundos como dos aceitunas, de mi hija Ana Belén. Cuando me dirijo a ella, casi siempre me regala una sonrisa. Desde hace 4 meses me mira fijamente al dormirse hasta que parpadea y el sueño la vence. Es una de las experiencias más gratificantes que he tenido en mi vida. De hecho, la llegada al mundo de Ana es lo que más feliz me ha hecho sentir en 35 años.
Hablo desde el dolor. Lo reconozco claramente. Mañana regreso al trabajo. Y me corroe la pena. Siento un desarraigo de separación profundo. A pesar de que la teoría y frialdad me repiten continuamente que no pasa nada, que se irá volando el tiempo, que en seguida salgo de trabajar y estaremos juntas, me siento fatal.
Una vez más el Estado nos deja con el culo al aire. Y no a mí que al fin y al cabo soy mayor y dentro de una semana ya estaré inmersa en la rutina, sino que deja desarropados a los más indefensos. A las personas dependientes y que no se pueden valer por sí mismas.
Nos fríen a impuestos para pagar deuda que se ha contraído por una mala gestión y no nos fríen a impuestos para protegernos y que nos encontremos respaldados en situaciones de necesidad.
Así, Ana Belén, lactante, de 4 meses de edad, y que comenzará a introducir la fruta y el cereal dentro de 3 semanas, de forma artificial tendrá que pasarse a los biberones de polvo. Da igual que la Organización Mundial de la Salud indique que lo adecuado es la lactancia materna hasta los 6 meses.
Al contrario que en estos meses precedentes, que ha comido a demanda, ahora hay que cortar la naturaleza y acostumbrarla a unas horas de comer y dormir para que se adapte a mi trabajo.
Contra natura.
Y si aún no duerme de corrido? Ah, se siente! Te vas a trabajar con la ojera y así de dura es la vida de las madres.
Supongo que el paletismo hará a muchos/as lectores/as de este post pensar que ya está bien de vacaciones, que costamos mucho dinero al estado encontrándonos de baja y no está el horno para bollos. Si os  pasa ese idea por la  mente es que sólo os sirve para sujetar la gorra. Así de claro.
Estoy profundamente agradecida y contenta de tener un puesto de trabajo, lo que no me parece bien es que, como en tantos otros ámbitos, los ciudadanos y los bebés indefensos, no tengan apoyo. Y como esta es la situación que tenemos, hay que aguantarse. Pues no, en principio espero que se quejen mucha personas y que los que sufrimos esta realidad algún día realmente tengamos canales y vehículos de canalización de las ideas del pueblo para que se trasladen en leyes. Espero que algún día el congreso sea una institución que nos inspire protección y deseo que el único color marrón oscuro casi negro que tenga cercano sea el de los ojos de mi Ana.
Mientras tanto, por supuesto que me pongo a mi hija por bandera y con un par, me sumo a la liga de las valientes que ponen una lavadora con un pie y mueven el carro con la mano mientras dan vueltas al puré con la otra. No hay precio con tal de volver a dormirnos juntas, frente a frente, mirándonos a los ojos hasta que nos vence el sueño.

domingo, 19 de mayo de 2013

VIVA LA MADRE QUE NOS TRAJO AL MUNDO

Antes de empezar: todos los nombres que aparecen aquí son inventados. Las historias son verídicas.
¿Cómo no hacer un homenaje y reflexión ante el pasado día de la madre!
Somos unas heroínas. Desde el minuto 0 y mientras que ejercemos de madres. Y ya está bien de quitarle importancia porque sea lo más normal del mundo. ¿os habéis parado a pensar que todos estamos vivos gracias a nuestras madres? Más allá de la evidente abnegación y entrega al concedernos ya su propio cuerpo para que nos gestemos e incubemos 38 semanas, todos podemos contar historias que confirman mi pensamiento.
La madre de mi amigo Pablo tenía ni más ni menos que 9 hijos. Se fue un día de la casa harta de vivir en un mundo oscuro y con la esperanza de encontrar la felicidad de otra manera. Cabreado por la vergüenza social del abandono que tuvo que soportar su esposo, este le negó la pensión y manutención de los 9 lebreles. ¿Se acostaron algún día sin comer? Pues no. Comieron y los sacó adelante.
La madre de mi amiga Leticia tocó fondo cuando en el tercer embarazo el marido le quiso convencer de que abortase. No tenían tiempo para atender a más gente. Se montó en el avión y se fue a su pueblo, a casa de sus padres, con una mano adelante y otra atrás. Sin estudios, a buscar trabajo limpiando y a sacarse el graduado escolar.
La que ayuda en la limpieza de casa de mi vecina saca adelante a su familia. Su pareja no quiere trabajar. Es un filósofo de la vida. Ella no puede filosofar. Pide por adelantado el dinero para llenar el frigorífico.
La madre de mi amiga Lola se sentó todas las tardes a tomarle la lección.
Todas estas eran amas de casa.
Ahora estamos las trabajadoras. ¿Es que no eran antes trabajadoras?
Mi amigo Teodoro era un chorlito de cabeza. Se le iba la concentración con una mota de polvo que pasase. La noche previa a los exámenes de COU y previa a la selectividad se pegaba unos atracones que le daban ataques de ansiedad. El padre de Teodoro no paraba de decir que era un sinvergüenza y que tenía la cara muy dura. Su madre prefirió hacerle tilas y conducirle unas relajaciones para que durmiese e hiciera bien los exámenes.
Mi amiga Jimena, que es madre, ya no va al gimnasio, ni tampoco toca la guitarra, ahora por las tardes juega con su hija. Otra madre que conozco trabaja con horario comercial. Entre horas friega los platos y se enfada con sus hijos para que hagan los deberes. Lleva años cenando a las 23 horas.
Otro clásico, la mujer que "ayuda" en el negocio familiar y claro, como sólo "ayuda" ir a recoger la aceituna o a vender en una tienda... no es trabajar. Así es que, luego regresan a casa y ella no se sienta a descansar. Ella hace la comida, limpia, atiende a los hijos, etc. Esas son las madres.
Y ahora podemos decir que el día lo inventó una marca comercial. Pero se merecen el primer domingo de mayo. El mes de las flores, las flores a María, madre de todos, madre de Dios. La Madre por excelencia.
No hay regalo ni prestación ni salario que pague lo que una madre ha hecho por ti. Por eso no se paga. O se ama como una madre o no tienes reaños a llevar un año sin dormir de corrido. Y encima, no te importa. Eres feliz.
Gracias mamá! a todas las mamás.

viernes, 12 de abril de 2013

Sale el sol, huele a primavera, la bulería está aquí

Y por fin, sale el sol.
Los pronósticos indican que tendremos un fin de semana soleado.
No he podido resistirme a ponerme una camisa "floreá", me he pintado como una puerta, cojo mi carro, mi niña y a la calle.
Así somos los andaluces. Si hay alguna estación que nos define, esa es la primavera.
Al maquillarme el cuerpo me pedía música y ¿qué me he puesto? "El romero verde" de Lole y Manuel. Si es que es así. Nosotros somos así.
Luego me sale una sevillana y entre polvos y sombras mirándome al espejo me lio a cruzar brazos y piernas.
Pienso en ti, Andalucía, una vez más. Los olivares están rodeados de florecillas amarillas, los campos de amapolas se extienden. Cada pueblo prepara su romería. Yo pienso en la mía, la Virgen de la Cabeza: Gracias Morenita! aquí está mi morenita, Anita. Es como tú chiquitina y morenita, tiene los ojos como dos aceitunitas...
Las mujeres están afilando los volantes para salir a la feria,  se visten de lunares, se  visten de pañoleta.
No me da vergüenza, así somos. Nos gusta el terraceo, el cerveceo, la risa, la guasa y el sol. Mucho sol. Es hora de la medicina de la fotosíntesis. Este fin de semana es primavera. Yo soy andaluza, anda que no le gustaría a mucha gente ser andaluz... Si queréis, podéis practicar el andalucismo. Viviendo en Madrid yo voy a hacerlo. Sé positivo, se feliz y líate a dar palmas, al final, te sale el compás. Aunque no la veáis, por dentro, en mi pensamiento, llevo una flor puesta en la cabeza. Soy andaluza, y olé.

martes, 9 de abril de 2013

PASA LA VIDA

No sí si la canción con este título pertenecía a Kiko Veneno, Pata Negra o Raimundo, a los que adoro, pero qué verdad más grande!! pasan los días y al final te das cuenta que pasa la vida. Desde mi último post posiblemente haya acontecido en la mía el evento más importante o trascendental en mi paso por la tierra.
Un evento muy repetido, que le sucede a gran número de mortales y que pasa desapercibido casi de puntillas "a la callando" por norma general, pero que en la historia personal supone el antes y el después.
Ana Belén se llama ella.
Estoy locamente enamorada de su persona. Qué topicazo!! pero es verdad. La mayoría de afirmaciones que se repiten alrededor de los bebés y los hijos son ciertas. Al menos, yo las estoy experimentando.
Es una niña buena y cariñosa que tiene 12 semanas de  vida.
A la par que la perezosa primavera intenta florecer y hacer despuntar esas puntitas verdes que asoman con dificultades en las puntas de los árboles, así voy a intentar yo darle vida al blog, publicarlo y compartir mi cotidiana vida. Sí, no soy nadie especial ni llamativo, lo que a mí me pasa está repetido hasta la saciedad pero es posible que precisamente por mi llaneza se creen empatías y así también me desquito del ansia de esta periodista de escribir y ser leída.
Hoy estoy ordenando la habitación de Ana tras el viaje de presentarle "la tierra del ronquío", su tierra adoptiva.  Descargo las fotos del móvil que tuve hasta la semana pasada y me sirve para repasar el último año y medio de mi vida.
Qué bonito! Gracias Dios mío.
Sobrinos un mes con nosotros en verano.

Punchi va al concierto de Capital Brass Quintet en Pozuelo. "Excursions", 22 abril.

Embarazada de 20 semanas. Hotel de lujo por primera vez en Tenerife. Palacio de Isora.

La Palma. Romería de la Virgen del Pino. 19 semanas de embarazo. ¡¡Viva la carroza de la familia de Luis Pino!!

Como dijo Lolo: "de romería a Chiclana, por lo civil y por lo criminal" jajaja. La Barrosa.
La vida, con sus más y sus menos, es preciosa.
Se llama Ana Belén. NO es un ángel?