PUNCHI´S CORNER


Hablo desde el corazón y por la necesidad, como plumilla, de hacerlo. Para compartir una nota, una ilusión, un comentario. Periodista de título, con la lucha por la igualdad como profesión, pretendo compartir reflexiones y análisis de lo divino y lo humano desde la humildad de ser una persona anónima y la consciencia de que hay blogs mucho más profesionales y trabajados, aunque todos tenemos derecho a ejercer la libertad de expresión y las nuevas tecnologías lo facilitan.
Maternidad, alimentación, vida sana, moda, estilo de vida, política, cosas bonitas... Un poco de todo con afán de compartir.

lunes, 15 de julio de 2013

¿EL ALETEO DE LA MARIPOSA O LA IGNORANCIA?

Dignas de admiración.
La pasada tarde martes acudí forzada (fuera del horario de trabajo y con un calor de mil demonios) a una reunión de una plataforma que ha surgido de todas las asociaciones estatales de mujeres para realizar un Informe Sombra al que está preparando el gobierno sobre los objetivos cumplidos o no en España, de la Declaración de Beijing que en 2015 serán revisados en Asamblea de la ONU.
A estas mujeres nadie les paga por realizar ese trabajo y lo que es peor, casi nadie les tiene en cuenta. Quiero desde aquí hacer un homenaje a esas personas que con ahínco y sin perder esperanza se esfuerzan por estudiar cada uno de los movimientos políticos para incorporar su perspectiva de género pretendiendo poner de relieve las deficiencias que hay y trabajando para construir un mundo socialmente más justo, desde la base.
Esas mujeres a las que la gran mayoría las tiene por "locas" y que han sido en otros tiempos y ahora las que nos han regalado para hoy una ley del divorcio, del aborto, de igualdad, de violencia, de titularidad compartida en las explotaciones agrarias, de derechos laborales para las trabajadoras domésticas, etc. Si no fuera por ellas ¿dónde estaríamos hoy? Y gracias a ellas, se supone que el día de mañana nuestras hijas gozarán de otro panorama. Organizadas, poniendo al servicio de todas sus conocimientos y su tiempo, su voluntad. Ellas son las que hacen trabajar a los y las políticos y si no fuera por ellas, aquí harían y desharían a sus anchas los dirigentes. Pero la sociedad civil no pierde su fuerza, analiza y critica, y lo que es más importante: hace propuestas.
En un mundo en el que parece que la única cantinela posible es la de la desesperación, ahí están ellas, como un salmonete brincando y nadando a contracorriente. Y trabajando con compañerismo y buen hacer. Entonces me siento afortunada y rebajo mi nivel de enfado por ir a trabajar fuera de horarios. No fue para asistir al Senado a encontrarme con ningún/a Señoría, pero sí fue para construir un país donde podamos vivir en paz y armonía sin que haya diferencias y siendo felices, que es de lo que se trata.
FELIZ SEMANA

lunes, 8 de julio de 2013

HEROÍNAS SIN EL NOBEL

Esta mañana ha publicado una entrada una chica periodista con perfil similar al mío, en su blog.
Hablaba del placer que le provoca amamantar a su hija ahora que ya tiene seis meses de edad y que está introduciendo los alimentos en su dieta y le gustan.
En esta etapa en la que la sensación constante de inseguridad por saber o no si lo estás haciendo bien, es un placer empatizar con otras madres y corroborar que no eres tú la única que piensa determinadas ideas.
La lactancia es un placer infinito. Una cascada de amor naciendo de tu pecho hacia el de tu hija que coge con euforia la mama y succiona mirando a veces hacia arriba o quedándose dormida extasiada porque está en contacto con su fuente de vida. En esos momentos mi felicidad es indescriptible y compensa otros tantos de incertidumbre.
Ayer mismo volví a encontrarme ante la encrucijada de si abandonarla ya o no.
A diario la gente me pregunta: ¿todavía das teta? Y yo busco más allá: ¿será que ya estoy muy pesada con el pecho? ¿he dado ya lo suficiente y cuidado a mi hija con toda la protección de la leche materna? ¿pues no dicen que cuanto más le puedas dar mejor?
Sí, es un gran sacrificio y también publico estas letras para autoproclamarme una heroína. No está mal autorreconocerse a una misma y a las mujeres.
Estoy agotada. Y la lactancia es muy sacrificada. ¿A quién le apetece dormir sólo 7 horas y entre medias media hora a oscuras despertarte y muerta de calor? Y concretamente ayer, que tenía lumbago y también dolor de piernas por la circulación y no podía ni dormirme del dolor. Con lo bien que me hubiera venido tomarme una pastilla de relajante muscular... Pues no pude por la lactancia. Tampoco puedo tomar vitaminas ni ampollas para la caída del pelo que sufro por el cambio hormonal hasta abandonar la lactancia. Y un largo etcétera.
En toda esta fase de mi vida cíclicamente me sorprendo a mí misma superando obstáculos y creo que la naturaleza (y Dios porque yo soy creyente) es muy grande y fuerte. Si no te desmayas, no te pones a llorar del dolor, no le das la niña a tu pareja, o tu madre durante un día para dedicarte sólo a dormir, y siempre siempre que la ves sonríes, ess porque hay una fuerza y energía ahí detrás muy grande para que la saques adelante. Estoy experimentando ahora a tope la sensación de ser una mamífera. Ahí, viva para salvar a la cría que has parido...
En verdad somos unas máquinas, unas heroínas, unas auténticas todoterreno y no nos damos ni cuenta.
Y lo más grande de todo es que cualquier persona te puede fastidiar, le puedes contestar, puedes requerirle tu tiempo, tu espacio y tu autonomía pero por tu hija, nada, te sacrificas y tan contenta. No es que ya no tenga sueño, no. Tengo muuuuucho sueño, pero como no puedo plantearme descansar, lo haces y punto.
Y hoy es lunes, con la raya pintada y la agenda llena de tareas laborales y personales.
Pero estoy optimista porque tengo en la vida el motivo más grande para tirar adelante, una cara sonriente y regordeta que me mira y ve la luz.
Así, agarrada a su peluche y abriendo los ojos al despertarse retozando piensas por dentro: "que le den viento a todo". Por eso somos unas heroínas.

viernes, 5 de julio de 2013

REFLEXIONES VARIAS

Reflexiones de una "pobre diabla".
Leo blogs, veo fotos bonitas de ropa, de paisajes, de decoración... y pienso: "realmente estoy disfrutando y haciendo en la vida lo que me gusta".
La gente a la que sigo en las redes sociales parece tan feliz...
Quizás no lo sean y sus expresiones derivan de las cualidades interpretativas de su personaje virtual, pero... me provocan admiración y me invitan a pensar que quizás algún día me pueda sentir realizada profesionalmente.
La verdad, en los días en que ejercía la profesión periodística me encontraba en "mi salsa". Y eso ya es una fortuna, porque conozco a muchas personas que no han encontrado todavía su verdadera vocación. De entro otras muchas, ser periodista es una de las vocaciones más fuertes que siento. Buscar la palabra adecuada para transmitir con ingenio un hecho, vivir ese acontecimiento de cerca y participar de las noticias de mi ciudad así como opinar, fue una época muy feliz para mí. También en la parte de gabinete de comunicación. En cualquier caso, estar cerca del mundillo era mi esencia.
Más adelante he ido viendo que valgo y me gustan otras tantas profesiones. Dinamizadora de grupos de mujeres y gestora de proyectos para las mismas es algo que también me ha dado grandes satisfacciones. Sin embargo, en esta faceta he tenido más sombras que luces. Al vivir en un mundo dominado por la visión machista a día de hoy ni siquiera se entiende como digna la profesión de Técnica de Igualdad y la lucha por los derechos de las mujeres no es comprendida. Entonces vivo siempre en una cuerda floja justificando mi razón de ser y de existir, y luchando por dignificar mi sueldo. El trabajo, en la medida en que no genera riqueza cuantificable económicamente en números, parece que no es trabajo. Mejorar los valores, los derechos y los recursos humanos es un intangible en el que nuestra sociedad cateta no tiene interés por invertir.
De vez en cuando algunos/as líderes de opinión denuncian que hemos llegado a la situación de crisis por la mala gestión. Y yo añado: mala gestión económica, de recursos humanos, sociales, naturales... de todos los recursos. Hay que replantear las reglas del juego, puesto que seguir tirando de esta goma a lo único que nos lleva es a terminar por romperla.
Pero, ¿quién soy yo? Nadie. ¿Dónde puedo hacer valer estas ideas? NO lo sé.
Quizás en mi hija. No es mala idea. Estoy convencida de que el mundo, tal y conforme lo tenemos entendido hasta el momento, tiene una fecha de caducidad bien cercana.
Y posiblemente en el próximo modelo los que actualmente ejercen el poder sufran bastante si no son capaces de adaptarse a otras reglas. Reglas que pasan por compartir, consensuar, dialogar y dejar a un lado la imposición, el poder y el autoritarismo (a veces vestido de democracia y gobernanza). No es que yo quiera que los "malos" de ahora vayan al calabozo. No voy a desear para otros lo que no quiero para mí. Pero sí me gustaría que a todos se nos diera la oportunidad de cultivar nuestro pedacito de huerta y que se tuviera en valor.
Es bastante aburrido escuchar a un político decir públicamente: "mi partido tiene que ganar las elecciones". La afirmación me da escalofríos:
- primero: ¿por qué tienes tanto interés en ganar? ¿es que ganando tu partido ganas algo tú también?
- segundo: ¿tan claro tienes que habiendo perdido hace un año y medio las elecciones, vais a volver a obtener la confianza del pueblo?
Yo es que a toda esta gente la enviaba a ser una doña nadie, así como yo y como otras tantas personas. Y que vivieran el espectáculo desde el patio de butacas como hacemos los demás. A ver si decían todas las tonterías que dicen.
Tengo tantas ideas en la mente que me gustaría plasmar... a lo mejor ni siquiera me da tiempo a ejecutarlas en esta vida. Pero la ilusión aún no la he perdido. A pesar de mucha gente sin luces, la vida sigue siendo bonita.